Un poco más sobre el cuidado de tu Motor

El primer indicador de problemas de motor es cuando el vehículo está expulsando humo de color gris azulado o se está percibiendo pérdida de fuerza. Para poder determinar si es realmente el motor es el que está dañado, se recomienda hacer tres pruebas:


Prueba en Seco de Compresores

Consiste en instalar en cada uno de los cilindros un manómetro o compresímetro que va a indicar la presión que está ejerciendo el pistón en el cilindro y si existen fugas. Estas compresiones se miden en Libras por Pulgada Cuadrada (psi) y el fabricante del vehículo da un rango mínimo que deberían cumplir si está en buen estado. Esta medición es un indicador preliminar, pues si se detectan bajas compresiones en la medición en seco se puede recurrir a la prueba húmeda.